Un inmigrante de nacionalidad argelina ha sido condenado a 6 meses de prisión por un delito de atentado y al pago de 150 euros tras intentar estrangular a una enfermera del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Ceuta.

Además, el agresor ha sido expulsado del CETI después de que el pasado sábado se produjera dicha agresión a la sanitaria en el interior del recinto. El varón había mantenido una discusión con la enfermera para, posteriormente, intentar asfixiarla.

Según han informado fuentes judiciales, la expulsión se ha producido después de que el inmigrante haya sido condenado  6 meses de prisión por un delito de atentado y al pago de 150 euros por otro delito leve de lesiones. Pese a la condena, estas mismas fuentes han asegurado que el agresor no entrará en la cárcel porque carece de antecedentes penales.

Según el periódico local, el Faro de Ceuta, el varón reconoció los hechos, dictándose una condena por conformidad, y aplicándose una orden de alejamiento respecto de la víctima que debe cumplir durante dos años.

Informan de que el ataque “no llegó a más” ya que los gritos de la profesional alertaron a un trabajador del centro y sirvieron como alarma para la rápida intervención de los vigilantes de seguridad, antes de la llegada de la Policía Nacional que se encargó de la detención.

“El agresor había acudido a la unidad sanitaria del CETI para reclamar un servicio que no le correspondía, ya que quería que se le trasladara en ambulancia al Hospital por un cuadro que no requería ese servicio. Sin mediar siquiera palabra, atacó a la enfermera agarrándole fuertemente con las dos manos el cuello con la intención de estrangularla. Sufrió arañazos en la cara además de las marcas propias de la fuerza ejercida sobre su cuello”, informa el medio.

FUENTE: Redacción Médica.