El Consejo General de Enfermería (CGE) ha considerado “imprescindible” que todos los centros escolares de España tengan, al menos, una enfermera en plantilla. Por ello, el organismo que representa a la profesión ha instado a las instituciones a regular y definir la obligatoriedad de que todos los colegios cuenten con esta figura.

Para el presidente del CGE, Florentino Pérez Raya, las enfermeras no son sólo necesarias en colegios con alumnos que precisen sus cuidados, “sino que lo son en todos y cada uno de los centros” porque, además de la labor puramente asistencial, tienen una función clave en lo que a promoción de hábitos saludables y prevención se refiere.

“Las enfermeras son, por ejemplo, las encargadas de ayudar con la adherencia al tratamiento a los menores con enfermedades crónicas, pero también son las profesionales más cercanas a los alumnos que tienen necesidades especiales o a aquellos que sufren un accidente fortuito durante una clase. Y lejos de esta función asistencial, también se ocupan de promover la educación para la salud con campañas de prevención”, ha afirmado.

La enfermera escolar: clave en la salud del niño

Pérez Raya, que ha acudido junto a la vicepresidenta de la Organización Colegial, Pilar Fernández, a visitar el colegio público de educación especial María Soriano (Madrid), ha mostrado su absoluto apoyo a esta figura “esencial” para el buen funcionamiento de los colegios y para “salvaguardar la salud de los menores durante su jornada lectiva”.

De la mano de la supervisora de Enfermería del centro y presidenta de la Asociación Madrileña de Enfermería Escolar en Centros Educativos, Nacional e Internacional (Amece.N.I)., Natividad López, los representantes de los enfermeros han conocido de cerca una realidad que viven diariamente decenas de niños con necesidades especiales en estos lugares y que gracias a un gran equipo multidisciplinar consiguen estimular y ayudar enormemente a los menores. “Es impresionante ver la labor que llevan a cabo enfermeras, médicos, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, auxiliares, logopedas, rehabilitadores y docentes para que estos centros tengan una altísima calidad asistencial”, ha resaltado Pérez Raya.

Eliminar los centros de educación especial: “un error”

A pesar de la enorme labor realizada, son muchas las voces que en los últimos tiempos abogan por eliminarlos para incluir a estos menores en centros de educación ordinaria. Durante el recorrido, el director del colegio, Julián Palacios, ha explicado de primera mano cómo actualmente se tiende a que desaparezcan los centros de educación especial porque dicen que “no se da una auténtica educación inclusiva”. “Estamos viendo como hay propuestas de actuación en este sentido, pero es totalmente incierto, porque si hay centros que atienden las necesidades de estos alumnos, esos son los de educación especial. Nosotros aquí integramos a los alumnos en sociedad; en un centro ordinario no se les puede atender, digan lo que digan”.

Tras conocer esta realidad, el presidente de los enfermeros ha tendido su mano sin dudarlo para evitar el posible cierre de estos colegios y ha criticado duramente a todos aquellos que buscan eliminarlos. “Es inadmisible que alguien llegue a proponer algo así. Sólo hay que ver el excelente trato que reciben los alumnos y sus familiares para comprender que no sólo son necesarios estos centros, sino que hay que luchar porque se construyan más. Lugares en los que niños con discapacidades pueden aprender con ayuda de profesionales como Natividad, que lleva más de 30 años dedicados en cuerpo y alma a ellos para darles y enseñarles lo mejor de sí mismos”, ha aseverado.

“No es un lujo, es una necesidad”

Natividad López se ha mostrado muy agradecida por el apoyo del Consejo General y ha insistido en que la enfermería escolar “no es un lujo, sino una necesidad”. “Puede haber enfermeras que vayan a un colegio puntualmente a realizar una campaña de educación para la salud y todo suma, pero eso no es enfermería escolar. La enfermería escolar es el profesional que está toda la jornada lectiva en el colegio, integrado en la comunidad educativa, que comparte las programaciones, las evaluaciones, las memorias…”, ha resaltado la presidenta de Amece.N.I.

Por este motivo, ella misma ha querido reseñar la función de una enfermera más allá de estos centros, puesto que en la actualidad son muchos los menores que tienen alguna enfermedad poco frecuente, crónica o discapacitante y necesitan de cuidados expertos para llevar un seguimiento adecuado. “Este colegio es un magnífico ejemplo de la labor que puede hacer la enfermería por los menores con discapacidades, pero aun así no podemos olvidar el inmenso trabajo que hacen también las enfermeras en los centros escolares ordinarios, incluso con más de 2.000 alumnos, que tienen que vérselas día a día solas como autoridad sanitaria”, ha subrayado.

FUENTE: Redacción Médica